El peor dolor del mundo

Estándar

Todo conocemos distintos tipo de dolores y según a nuestro criterio subjetivo podemos agruparlos del mas suave al mas fuerte, sin embargo hay dolores que ya nos ponen mal o como dicen vulgarmente nos hacen ver “burros verdes”. Conocerás un terrible trastorno que puede causarle mucho dolor a una persona hasta el punto de llegar a suicidarse y no por trastornos mentales si no por el dolor intenso que ya no la deja en paz. Y si te lo preguntabas, no! no son dolores de parto, tampoco litiasis renal (cálculos renales) y tampoco un dolor de muelas o estomago.

En nuestra cara tenemos un nervio que corresponde al quinto par craneal y se llama Trigémino, este nos otorga la sensibilidad a nuestra cara, la sensación de tacto, de dolor y también para el movimiento de algunos músculos. Muchas veces sin causa aparente ocurre un trastorno llamado Neuralgia del Trigémino, el cual es un trastorno que afecta al nervio trigémino causando el desencadenamiento de dolores extremadamente fuertes de tipo punzantes y eléctricos, por lo general dan en el cuero cabelludo, en los ojos y la cavidad de alrededor de los ojos, mejillas y parte baja de la cara, y también cabe destacar que en la mayoría de los casos da en un sola mitad de la cara ya sea izquierda o derecha, el dolor por lo general da unos segundos o minutos y luego se va por segundos y vuelve nuevamente, sin embargo este puede calmarse 24 o 48 horas pero luego vuelve y factores tan comunes como incluso el simple rose del viendo en la cara puede desencadenarlo. Esta enfermedad la puede padecer cualquiera de nosotros sin causa aparente y también las personas con esclerosis múltiple porque la enfermedad causa que se dañe la mielina del trigémino (capa que envuelve al nervio) pero ese ya es otro tema.

Muchos la denominan “La enfermedad suicida” porque han habido casos en que las personas se han suicidado por el hecho de no aguantar mas el dolor en su cara y parte de la cabeza, hay otras anécdotas que narran que algunos se martillaban los dedos con el fin de disminuir el dolor en sus caras. Lamentablemente esta enfermedad no tiene cura pero si se pueden disminuir los síntomas mediante medicamentos anticonvulsivos o relajantes musculares fuertes e incluso mediante cirugías que modifican la estructura del nervio trigémino.

Muchas veces nos quejamos y nos hacemos un infierno con una simple herida o un dolor de estomago que sabemos que con el pasar de las horas o días se ira y no volverá, ponte en el lugar de una persona con este horrible trastorno y reflexiona lo duro que seria padecerla.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s