La mistica naturaleza

Estándar

Muchas veces la naturaleza nos sorprende, a pesar de ser tan humilde pero diversa es capaz de crear fenómenos que ni el hombre con toda su tecnología mas avanzada y sofisticada podría producir. Y es exactamente lo que ocurre en el Parque Chesnut Ridge en el condado de Erie (Nueva York), un parque hermoso y deslumbrante, un paso obligado si visitas este lugar.

Chestnut-Ridge-Park-New-York

Este parque en su interior tiene una cascada con muchas estructuras rocosas detrás de ella, y entre estas estructuras hay una pequeña caverna detrás de la cortina de agua de la cascada. Lo que llama la atención de esta caverna es que dentro de ella hay una llama de fuego eterna, y con eso me refiero a que siempre esta encendida y nunca se ha apagado o extinguido, como puedes ver en la imagen de la izquierda esta llama de fuego es pequeña pero es el atractivo principal de este parque, porque a pesar de ser un fenómeno natural tiene su toque místico.

Bueno, esta pequeña llama de 20 centímetros de altura tiene una explicación lógica, resulta que debajo de esta llama, a 400 metros bajo tierra hay un deposito natural de gas. Este deposito contiene metano, etano y propano, estos llegan a la superficie por pequeños géiseres que perforan la placa tectónica y que finalmente crean fracturas en la superficie, lo misterioso es como se provoco la combustión de este gas y se dice que pudo haber sido por alguna tormenta eléctrica, las propiedades piezoeléctricas de algunas rocas o la propia intervención del hombre hace años. Esta pequeña llama consume aproximadamente un kilogramo de gases diariamente para mantenerse en combustión y crear este gran espectáculo detrás de una cascada que atrae a muchas personas y le da el toque a este hermoso parque.

Increíble como una pequeña llama de fuego de origen natural puede causar mucha curiosidad y que además le da un toque místico al parque ya que a pesar de tener una explicación lógica es algo que sorprende porque no es algo que podamos ver todos los días y de verdad vale la pena ver estas pequeñas cosas tan humildes pero atractivas que nos da la naturaleza.